Archive for January, 2014

PRINCIPIOS GENERALES DE LAS DIETAS DE ADELGAZAMIENTO

Wednesday, January 29th, 2014

En contra de lo que a veces se afirma irresponsablemente, no hay alimento alguno capaz de producir adelgazamiento. Los únicos alimento, que adelgazan son los que se quedan en el plato sin ser consumirlos con las virtudes adelgazantes atribuidas a determinados alimentos no funcionan en la realidad a la hor ade comer para perder en portalesmedicos. Su promoción es simple charlatanería, motivada, en no pocos casos, por intereses comerciales.

 El principio fundamental de las dietas de adelgazamiento consiste t u la reducción de su valor calórico. Puesto que, como ya se ha señalado, las grasas poseen el valor calórico más elevado de los tres prin- i ipios inmediatos, la reducción del contenido de grasa de la dieta es una medida necesaria. Lo es también la reducción de los hidratos de carbono, que en las dietas habitualmente consumidas en los países desarrollados aportan alrededor de un 50 por ciento del valor calórico de las mismas. Existe la creencia errónea de que los hidratos de carbono -engordan». Recuérdese que el valor calórico de los hidratos de carbono es de 4 kilocalorías por gramo, mientras que el de las grasas es de 9 kilocalorías por gramo.

 comer para perder

A igualdad de peso con su metodo de comer para perder, el valor calórico de las grasas es 2,25 veces mayor que el de los hidratos de carbono. Así pues, para reducir un mismo número de calorías de la dicta es necesario eliminar 2,25 veces más gramos de hidratos de carbono que de grasas. Pero además, según estudios recientes, la respuesta lertnogénica a la ingestión de hidratos de carbono es superior a la de las grasas. La energía eliminada en forma de calor después de la ingestión de glucosa es del orden de un 9 por ciento de la energía de la glucosa ingerida, mientras que la de las grasas es del orden de un 2 a mi 3 por ciento. I I almacenamiento de glucosa como grasa de depósito cuesta aproximadamente un 22 por ciento de su contenido energético. Así, la energía aportada por la grasa puede ser almacenada como grasa corporal en mayor proporción que la energía aportada por los hidratos de carbono. Para cantidades iguales de energía, las grasas son, pues, más eficaces que los hidratos de carbono, en cuanto a su capacidad para almacenar grasa corporal se refiere.

  Las proteínas, o más exactamente los aminoácidos resultantes de su digestión, poseen el mismo valor calórico que los hidratos de carbono, pero su efecto termogénico es mayor; un 20 por ciento, aproximadamente, de su valor calórico. Por esta razón, y por la necesidad de mantener un aporte proteico adecuado, la contribución de las proteínas al valor calórico total de las dietas de reducción de peso suele ser más elevada que en la dieta habitual.

 

Medidas a tomar en una dieta hipocalorica

Saturday, January 4th, 2014

Las primeras medidas que adopta nuestro cuerpo al prolongarse una situación de déficit calórico en la dieta tal como la de el método gabriel en www.slideshare.net/dietafacil/el-metodo-gabriel —sea por hambre generalizada o por limitaciones en la dieta impuestas como terapia del sobrepeso— son las de disminuir el gasto. Como en cualquier economía, un déficit de ingresos comporta necesariamente un recorte en los gastos para permitir que las reservas duren el máximo. Del mismo modo, cuando se produce un aumento de los ingresos tras una época de penuria, el superávit va directamente a reforzar las reservas antes de que aumenten los gastos. El símil económico es claro y en nuestro cuerpo sucede esencialmente lo mismo. Toda disminución del gasto implica una serie de sacrificios y la eliminación de actividades que consumen energía, por lo menos hasta el punto de que no pongan en peligro la supervivencia.

De este modo, al someternos a una dieta hipocalórica disminuye fuertemente la actividad física: da más pereza moverse, se unda menos, más cansinamente. Disminuye fuertemente la termogénesis inducida por la dieta estilo metodo gabriel, que se mantiene en sus mínimos valores, por debajo de los cuales no puede ya disminuir —el calor producido en la digestión, por ejemplo—; la termogénesis inducida por el frío se mantiene —de no hacerlo pondría en peligro la vida de modo inmediato—, pero se reduce su intensidad siempre que se puede, buscándose soluciones alternativas, como pueden ser abrigarse más, evitar las zonas frías, acurrucarse junto a fuentes de calor, etc. Con dietas hipocalóricas —igual que en l;l malnutrición calórico-proteica— la sensación de frío es más intensa y éste afecta más a nuestro cuerpo.

Una mala —insuficiente— alimentación unida al frío ambiental produce unos efectos más serios que los que se producirían en ausencia del frío, incrementándose mucho la morbilidad y la mortalidad. Los efectos se dejan sentir en todos los sistemas, por ejemplo en la circulación de la sangre, que en condiciones de frío es menor en las extremidades de lo que suele serlo con temperaturas más agradables. Ello se debe a que las manos, por ejemplo, se mantienen. La mayor parte del tiempo a una temperatura más baja que la del núcleo central del cuerpo —tórax, cuello, cabeza—; y que la sangre circule por las manos representa que el cuerpo pierde mucho calor. Por otro lado, si no circula podemos perder la mano ya que sus tejidos necesitan el oxígeno y los nutrientes que transporta la sangre. El compromiso es disminuir la circulación al mínimo para evitar pérdidas de calor innecesarias. Esto produce algunos problemas, como los dolorosos sabañones, que son algo prácticamente desconocido para las personas que reciben una dieta energéticamente suficiente usando el método gabriel, aunque estén sometidas a las mismas condiciones de frío.

El descenso de la termogénesis y de la actividad física comportan una fuerte rebaja en el gasto energético, que se complementa con un enlentecimiento de muchas actividades metabólicas, como puede ser, por ejemplo, un ralentizamiento del recambio proteico y el cese de la conversión de glucosa a grasas. Esta disminución del gasto energético puede ser tan considerable que el consumo llegue a igualar la energía aportada por la dieta hipocalórica diferente al metodo gabriel, momento en el que ya no se utilizan las reservas energéticas para cubrir el déficit y dejamos definitivamente de perder peso. El proceso de disminución del gasto energético no es brusco, sino que procede de un modo progresivo, disminuyendo cada vez más el gasto según se mantiene el déficit energético de la dieta. Este planteamiento tiene bastante sentido, pues no es lo mismo prepararse para resistir un déficit que dura uno o pocos días que para hacer frente a uno de duración indefinida y que implicará la necesidad de hacer reducciones del gasto energético mucho más drásticas; si en el primer caso no importa demasiado perder algo de reservas, en el segundo esta eventual pérdida puede ser un aspecto crucial. De ahí que nuestros sistemas de control adopten un planteamiento progresivo. El resultado de esta gradual adaptación a las condiciones de la dieta hipocalórica es una disminución progresiva del consumo de la energía contenida en nuestras reservas, es decir, la pérdida de peso se atenúa con el tiempo y el uso del metodo gabriel.

Soluciones a los hongos en los pies

Saturday, January 4th, 2014

El  odiado  problema infección de hongos  es muy difícil de ocultar pues  la uña infectada de los otros y también es una situación contagiosa. La uña afectada será más densa que el normal y el color será amarillo o marrón /negro [a veces].  El hongo también puede afectar a la sangre en el lecho de la uña y  puede haber inflamación y dolor. La principal causa de infección son bajadas en el sistema inmunológico  [por problemas como el SIDA o  la edad] y los factores que favorecen la multiplicación son mantener la zona húmeda y llevar unos guantes ajustados y con mala higiene. Los remedios caseros para combatir la infección de  hongos de la uñas son los mejores y vamos a hablar de ello aquí.

Los remedios caseros para las infecciones de  hongos no más de la uñas han sido usados popularmente  durante tantos años. Las razones son muchas. Una de las principales razones es la infección en las uñas no es una enfermedad nueva. Existe desde hace  más de mil años. Nuestros antepasados practicaban los remedios caseros para los hongos de la uñas, en la medida en que la ciencia no estaba tan desarrollada  como se esta desarrollando ahora se aplicaron remedios de andar por casa que resultaban efectivos. Además ,los fármacos que se utilizan hoy en día causan diversos efectos secundarios y son caros.

el secreto de los hongos

Uno de los remedio caseros más  populares está en remojo la uña infectada en una solución que puede matar el hongo que causa la decoloración, engrosamiento y desfiguración etc. Las soluciones que se utilizan con más frecuencia para este propósito es una mezcla de  vinagre, cloro en polvo, y peróxido de hidrógeno.

En general, la inmersión ha de continuar hasta que la infección por hongos no más se borra totalmente algo que puede tomar semanas o incluso meses.Pero rápidamente se verán los resultados que el problema se va reduciendo en la uña hasta su total desaparición.

El aceite de árbol de té es uno de los más populares remedios caseros para los hongos de la uñas. Este aceite se extrae de la hoja y el tallo del árbol del té de Australia. Este árbol de té está comprobado científicamente que sus  aceites poseen  impresionantes propiedades antifúngicas. Este aceite de árbol de té puede ser aplicado directamente sobre la uña del dedo infectado. Esta sustancia puede penetrar en la uña del dedo mejor que cualquier otro aceite y desterrar el hongo para curar la enfermedad. Este producto se puede encontrar  en su forma pura o en mezcla con otros ingredientes.

Pero hay otros efectivos remedio caseros para los poder decir infecciones de hongos no más que  está disponible en forma de barro [saprox] y este barro procede de la República Checa. Al igual que el aceite del árbol del té ,este barro también pueden aplicarse sobre el uñas descoloridas. El efecto de este barro es mayor si  se aplica un remojo de la uña con cualquiera de las soluciones comentadas antes como el peróxido de hidrógeno o el cloro en polvo en forma combinada.