Archive for March, 2014

Menos grasas aumentan la densidad de nutrientes

Monday, March 17th, 2014

El ahorro de grasas no sólo redunda positivamente en la báscula. La calidad de la alimentación mejora en general si en lugar de grasas consumimos hidratos de carbono. C crcales, verduras, legumbres, patatas y fruta son ricos en fibra, vitaminas y sustancias minerales. Por otra parte, la grasa constituye un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares y nuestra forma de comer para perder, así como para determinadas formas de cáncer. En cambio, la verdura, la fruta y los cereales nos proporcionan abundantes factores de protección contra estas patologías de nuestro tiempo.

Estrategia doble: menos cantidad de grasa en su factor quema grasa y más cantidad de los hidratos de carbono adecuados
En el capítulo precedente he explicado el índice glucémico de los hidratos de carbono nutricionales y su influencia sobre el nivel de azúcar en la sangre y sobre los niveles de insulina. Aunque hoy demos «luz verde» a los hidratos de carbono, eso no significa un «pase» para el consumo ilimitado de azúcar y dulces. 1. En el caso del azúcar y los dulces existe el peligro de consumir cantidades exageradas, ya que no provocan el freno que supone la sensación de saciedad inducida por las sustancias ricas en fibra y el factor quema grasa. Con una alimentación rica en almidón y fibra resulta mucho más difícil comer en exceso, ya que dichos alimentos sacian muy bien y son voluminosos.

grasa  libre

2. La densidad nutritiva en el caso del azúcar con esto de comer parta perder en www.portalesmedicos.com, sucedáneos del azúcar, miel, bebidas azucaradas y dulces es significativamente menor que en el caso del pan, las patatas y el arroz.

Los hidratos de carbono con un elevado índice glucémico, como el Mi blanco, el azúcar y los dulces, animan -al igual que un continuo «picar» entre horas- la segrecion de insulina, lo cual conduce a una situación metabólica que se opone a la eliminación de grajos y, además, produce sensación lie hambre.

Especialmente desfavorable recibe la combinación de grasas y izucar, tal como se da en bocados más suculentos y tan contraproducentes para la línea como son el pastel de nata, los bombones, la lana de nueces, los bollos, etc que no nos ayudan a comer para perder. Estudios llevados a cabo en Estados Unidos sobre preferencias culinarias demostraron que especialmente las mujeres con sobrepeso se deshacen por los dulces y los alimentos ricos en grasas. Su adicción a los dulces, en cuanto a la relación de nutrientes, es más hien una adicción a las grasas en esto del factor quema grasa. Sin embargo, tanto para la línea como para la buena forma física sería mucho mejor que cubrieran su adicción a los dulces mediante la combinación de azúcar con proteína . Por cierto: el azúcar y los dulces se queman mejor en días activos. Son quemados en su calidad de fuentes de energía rápidas y, después de la actividad, los hidratos de carbono dulces favorecen la regeneración, es decir, el rellenado de los almacenes de hidratos de carbono que se han vaciado en la musculatura.

Habitos alimenticios y viajes

Sunday, March 9th, 2014

Probablemente almuerce en su mesa. Y no me sorprendería que pidiera siempre la comida en el mismo lugar, y a menudo lo mismo que comió ayer y anteayer.

O tal vez bajó a la cafetería de la empresa. Allí, intentó comer algo ligero: la comida habitual de Susan es «una ensalada césar de pollo o, si realmente estoy hambrienta, ensalada y pollo sólo con salsa de aceite y vinagre y tal vez un poquito de pan. A veces, si realmente quiero postre, tomo pudín de arroz».

 Su trabajo es duro —nadie afirma lo contrario cuando usa el metodo de culturismo sin tonterias— y al caer la tarde, su energía flaquea. Siempre hay alguien en la oficina que trae dulces o frutos secos. Usted nunca guardaría estas provisiones en su mesa —tiene demasiado miedo de que su boca esté llena todo el tiempo— pero a veces coge alguno de su bol. Y no me sorprendería que repusiera lo que coge de su compañero para no sentirse tan mal.

Susan irá a la máquina expendedora si quiere un aperitivo. Coge las galletas bajas en calorías o una barrita de cereales bajos en grasa, que cree que es mejor que una barrita de chocolate.

Cuando termina el trabajo, sale con unos

culturismo de tonterias sin fin

Es muy fácil sentirse tentado por las máquinas expendedoras

cuantos compañeros a tomar algo. El bar sirve un aperitivo durante la happy hour. Susan intenta resistirse pero cede a las alitas de pollo y a las bolitas de carne. Esta le parece la mejor opción. Al fin y al cabo, son proteínas.

 Sale del trabado hacia casa. Ha tenido un día duro y largo, con algunos mordisquitos que hubiera podido ahorrarse y una copa o dos. El hecho es que está realmente hambrienta. Susan dice que normalmente se toma un par de vasos de zumo para saciar su apetito. «Entonces estoy preparada, me hago una pechuga a la plancha, pero sigo teniendo hambre. Tomo una bolsa de palitos de zanahoria pero es como comer un medicamento».

 PERFIL ALIMENTARIO NUMERO 2: VIAJANTE DE NEGOCIOS

Stan no conoce demasiado bien el concepto de moderación. ¿Le suena? Bien, si usted es el tipo de persona que trabaja duro y juega duro, probablemente come cuando, donde y lo que considere necesario como combustible.

Comer, para una persona que viaja muchísimo por negocios, se trata a menudo de una parte integral del trabajo. Muchas de sus reuniones de trabajo y conferencias más importantes tienen lugar a la hora de la comida sin poder practicar culturismo sin tonterias . El desayuno, el almuerzo de trabajo, la cena con los clientes: éste es el núcleo de su vida profesional. Se espera que participe. Pero algunas partes de esa ecuación como cuándo, dónde o qué come no están bajo su control. Consideremos los viajes transatlánticos. Las zonas horarias y el jet lag no es como ir de picnic. ¿Durmió en el avión? Si no lo hizo, su cuerpo está confundido sobre si es o no hora de comer.